Sobran los motivos!

Hace unos meses, una persona a la que consideraba amiga, después de pasar casi dos años sin vernos (y viviendo cerca), me llamó porqué necesitaba verme. Una que es experimentada, que no es lo mismo que vieja, intuía que volvía a mi vida porque le había dejado su pareja. Y desgraciadamente, tuve razón… Y digo desgraciadamente, porque la verdad, hubiera preferido que se acordara de mi porque tuviese ganas de verme, de preguntarme como me va la vida y no de desahogarse, pero bueno, también es cierto que no siempre recibimos lo que esperamos de las personas que queremos.

Igualmente, creo que hice lo correcto según mis valores, mi conciencia y mi concepto de amistad. La escuché, la abracé y la aconsejé en la medida que mi experiencia me lo permitió. Estuve pendiente de ella los días siguientes y semanas… a día de hoy, afortunadamente ella está bien, volvió con su pareja y volvió de desaparecer de mi vida.

Es cierto que lo esperaba y aunque reconozco que duele, también sé que lo que quedaba de amistad, convirtió el ser “amigas” en “conocidas” y en mi caso, por suerte, sin ningún sentimiento de culpa.

Es curioso como confundimos perder a alguien con dejarlo ir… Porque es cierto que cuando dejamos ir a alguien de nuestra vida perdemos algo, pero en realidad no es a la persona a la que perdemos, son los sentimientos o emociones que nos creaba dicha persona la verdadera pérdida.

Porque en las relaciones personales, la ganancia real son los sentimientos, los instantes de felicidad, de diversión, dealegría… porque no se puede perder algo que no se tiene.  Cuesta aprender a dejar ir y sobre todo a disfrutar de los sentimientos e instantes sin pensar en que quizás algún día, esa persona se vaya o quizás tú tengas que dejarla ir. A lo largo de mis taitantos años, han ido pasando por mi vida personas que creía indispensables e irreemplazables, pero que por designios de la vida ni lo eran ni lo serán.  Quizás muchos años atrás dicha pérdida y su dolor, me hubieran hecho buscar explicaciones, razones… pero por suerte ya no!

Porque de unos años para acá, me quedo con lo sentido y como diría el gran Sabina, me sobran los motivos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s