Dueña y Señora

Vivimos en un momento en el que es cierto que en repetidas ocasiones no valoramos lo que tenemos, que vivimos en una sociedad de continuo despropósito, una sociedad que sólo aprecia lo inmediato, lo instantáneo. Pero es curioso como con los años y los daños, algunas personas vamos aprendiendo a disfrutar de los momentos y de los instantes de respirar sin pensar en qué viene después…

Y es que la vida va y viene, a su capricho, a su ritmo, sin pensar si nosotros somos conscientes de ello o si nos preocupa. Ella, simplemente campa a sus anchas sabiendo que es la Dueña y Señora. Y por más que intentamos controlar las situaciones, los problemas, los acontecimientos, ella decide, nosotros simplemente somos unos naúfragos en medio de ese mar inmenso que es la vida. Sigue leyendo

Anuncios

Sobran los motivos!

Hace unos meses, una persona a la que consideraba amiga, después de pasar casi dos años sin vernos (y viviendo cerca), me llamó porqué necesitaba verme. Una que es experimentada, que no es lo mismo que vieja, intuía que volvía a mi vida porque le había dejado su pareja. Y desgraciadamente, tuve razón… Y digo desgraciadamente, porque la verdad, hubiera preferido que se acordara de mi porque tuviese ganas de verme, de preguntarme como me va la vida y no de desahogarse, pero bueno, también es cierto que no siempre recibimos lo que esperamos de las personas que queremos.

Igualmente, creo que hice lo correcto según mis valores, mi conciencia y mi concepto de amistad. La escuché, la abracé y la aconsejé en la medida que mi experiencia me lo permitió. Estuve pendiente de ella los días siguientes y semanas… a día de hoy, afortunadamente ella está bien, volvió con su pareja y volvió de desaparecer de mi vida. Sigue leyendo

Piérdete…

Cuando hablamos de perder siempre lo asociamos a algo negativo. Perdemos tanto a lo largo de nuestra vida que siempre situamos la pérdida como algo doloroso. Desde algo tan intenso, como puede ser perder un ser querido, un amor o la pérdida de una amistad hasta algo tan cotidiano, como puede ser perder unas llaves o el móvil.

Pero también se puede perder la noción del tiempo cuando estás feliz, perder la cabeza por amor (como decía el bolero), perderse en un paraje paradisíaco… perderse pero para bien!

Toda esta reflexión que hago de antemano, es porque últimamente me siento perdida, pero aunque aún te suene extraño, a pesar de todo lo que te he expuesto anteriormente, me siento perdida para bien. Subida en una auténtica montaña rusa de cambios y emociones que hace que mi vida sea una auténtica aventura. Una montaña rusa a la que yo, por mi bien personal, elegí subirme. Y sinceramente, no creo que haya nada más satisfactorio en esta vida, que poder tomar tus propias decisiones. Sigue leyendo

¿Facebook como marco de fotos?

pequenos-redesLas redes sociales han sido y seguirán siendo una constante revolución, pero como todo en esta vida, tienen sus pros y sus contras, y en lo relacionado con los pequeños de la casa, siempre me pregunto cuales predominan más.

Es cierto que tus hijos son tuyos, que por algo los has “parido” (como dirían muchas madres), pero yo que no he sido madre y desde la más absoluta ignorancia del tema, me pregunto hasta que punto es buena la exposición de menores en las redes sociales.

Cuando yo era pequeña, no existía facebook, ni twitter, ni instagram… pero existía el marco de fotos! Y existía esa maldita foto que tanto odiabas, pero que tu madre regalaba al resto de la familia para que tuvieran un recuerdo tuyo y tu familia hacía lo mismo con sus correspondientes hijos. Sigue leyendo

Familia… ¡¡Feliz 2017!!

anaComo cada año familia, me siento a hacer balance en un papel en blanco del año que termina, de todo lo bueno y lo malo que ha pasado por él. Con ese balance, siempre intento sacar una pequeña conclusión positiva que aplicarme y que compartir con los que me leen, y está claro que este año no iba a ser menos!

La verdad es que este 2016 ha sido un año de muchísimo trabajo y está claro que como está la vida, tengo que considerarme una persona afortunada. Aunque sinceramente, mi sensación es que quizás por lo rápido que ha transcurrido, no ha sido tan gratificante como esperaba. Sigue leyendo